FP
FP

 L’Hospitalet de Llobregat, 16 de febrero de 2017.- El 51% de alumnos españoles salen del sistema educativo con una formación que no les conduce al empleo, en contraste con el 26% de media europea. Esta ha sido uno de los muchos datos que ha dado este jueves Francisco Belil, presidente de la Fundación Princesa de Girona y Vicepresidente de la Fundación Bertelsmann, entidad que promueve la Formación Profesional (FP) Dual en nuestro país, durante su intervención en el Fórum Empresarial del Llobregat, que preside Manuel Rosillo.

La FP en España está actualmente muy por debajo de la media europea en todos los indicadores. Y el principal es el que genera un desajuste entre la oferta educativa y la demanda laboral, un desajuste que provoca el desempleo juvenil. Para Jaume Graells, teniente de Alcalde del Área de Educación del Ayuntamiento de L'Hospitalet, "la FP debe ser el reto para cambiar la situación educativa y así garantizar el éxito profesional y personal".

Educación y empresa

Belil ha afirmado que formación y empresa se han dado hasta ahora la espalda, como si no tuvieran nada que ver, pero la FP Dual es donde se unen escuela y empresa, una relación que beneficia tanto a los estudiantes como a las propias compañías. "Los empresarios tienen que creer firmemente que la FP Dual es trascendental para su futuro, porque las empresas pierden competitividad al contratar gente que no tiene la formación necesaria y la FP es la manera de formar al trabajador a la medida de la empresa", dijo el experto, que anteriormente ha dirigido grandes multinacionales, como Siemens y Bayer.

Jaume Graells ha hablado del triángulo de factores imprescindibles en la FP: educación, empresas e innovación. Tres elementos que se deben retroalimentar poniendo en contacto a los centros educativos con las empresas para innovar en ambos lugares actualizando y enriqueciendo de manera constante.

Baja aceptación social

Uno de los problemas que detecta Belil en la mejora de la FP en el país es su baja aceptación social. Un extremo que impide que muchos jóvenes lo elijan como opción aunque sea lo que necesitan tanto ellos como el país. En el centro de Europa, la FP está al mismo nivel de prestigio que la educación universitaria y, en cambio, en España "es recibida como la formación de segunda para los que no pueden ir a la universidad", pensamiento totalmente falso y equivocado, según Belil.

Una de las claves para invertir esta situación está, en opinión del conferenciante, convertir la FP en "sexy", hacerla atractiva para los estudiantes, muchos de los cuales terminan decidiendo por este factor. Según el vicepresidente de la Fundación Bertelsmann, los centros deben ser atractivos hacia fuera. En los países del centro de Europa, que son referentes en esta materia, existen grandes escuelas de Formación Profesional con campus de grandes dimensiones, comparables a los universitarios. En cambio, en España muchos de los centros de FP están ubicados dentro o junto a los de secundaria y no se diferencian, lo que genera una percepción de inmovilismo en el estudiante, que ve más atractivo moverse hacia la universidad.

Orientación profesional

La orientación profesional es otro aspecto vital para la Formación Profesional, ya que, la desinformación a la hora de elegir una alternativa profesional como lo es la FP es el resultado de una orientación poco efectiva. En España, la orientación es "insuficiente y descoordinada", afirmó Belil. Añadió que no se puede esperar que los jóvenes, sin darles indicaciones, escojan lo que les gusta y lo que la sociedad necesita a la vez con el objetivo de que haya un retorno de lo invertido en su educación.

Belil ha destacado que en Alemania hay un orientador por cada 250 alumnos y, en cambio, en España uno por cada 800. Además, en algunos países se acredita la orientación profesional de los centros de enseñanza y existe una asignatura llamada Preparación por el trabajo, además de múltiples actividades extraescolares relacionadas con la realidad económica.

Pero el experto recuerda que no sólo debe orientarse desde las escuelas, sino que las familias y las empresas deben jugar un rol importante. Para Belil, el empresario debe asumir que aparte de crear riqueza y puestos de trabajo debe orientar y formar a los jóvenes porque si no se tiene el perfil correcto no se es competitivo. "Esto es obvio en muchos países, pero aquí cuesta mucho entender", concluyó Francisco Belil, para quien "toda la sociedad debemos implicarnos en este reto fundamental para nuestro futuro y el de nuestros hijos".

FP