Orientación Profesional de Calidad - La empresa como espacio orientador - Fundación Bertelsmann
La empresa como espacio orientador

El entorno empresarial ha cambiado mucho y lo seguirá haciendo a un ritmo acelerado en los próximos años.

El acceso del alumnado a los espacios de trabajo (oficinas, instalaciones industriales, hospitales y centros de investigación, espacios de coworking, etc.) es realmente importante ya que permite un contacto directo con el entorno laboral y con los diferentes contextos de trabajo. La información que los alumnos obtienen de las visitas o estancias en empresas va más allá del conocimiento de un abanico de diferentes posibilidades de trabajo. El contacto directo con profesionales es fundamental para que los alumnos entiendan en qué consisten realmente las diferentes funciones y dinámicas de los trabajos y cuáles son los diferentes roles de las personas en ellos.

Las acciones de orientación más comunes a desarrollar en entornos de trabajo son:

     

  • Visitas a instalaciones: consiste en dedicar unas horas a conocer los diferentes espacios de una empresa o institución y pueden realizarse en grupo (más o menos reducidos) o de manera individual. Para ello, es necesario que uno o varios voluntarios corporativos se encarguen de planificar el recorrido y ofrecer información de interés acerca de las diferentes áreas y departamentos. De esta forma, los alumnos pueden hacerse una idea de la diversidad de espacios de trabajo y profesiones que existen en una misma entidad laboral. Se trata de una actividad de carácter informativo.
  •  

     

  • Acompañamiento a profesionales (Job Shadowing): en este caso el acceso a la empresa se hace de manera individual, atendiendo a los intereses vocacionales de cada alumno para asignarle una empresa u otras. La actividad consiste en acompañar a un empleado durante una jornada laboral completa para ver en qué consiste realmente un día de trabajo en una compañía. La implicación del voluntario corporativo es mayor que en una vista ya que, además de ofrecer información al alumno sobre la compañía y puestos de trabajo, deberá presentarle a otros compañeros del equipo y hacerle partícipe de todas sus actividades (asistir a alguna reunión, conversar con otros empleados, visita a instalaciones y departamentos y también poder compartir algún momento de descanso o incluso una comida). Se trata de una actividad de carácter experiencial.
  •  

     

  • Prácticas en la empresa: esta actividad tiene un carácter más práctico que informativo, ya que da a los alumnos la oportunidad de aplicar conocimientos adquiridos en el centro en un entorno real de trabajo. Esta experiencia ayuda a los alumnos a entender conceptos y puede contribuir a despertar vocaciones e intereses profesionales y desarrollar habilidades requeridas por el mercado laboral. Las prácticas no curriculares suelen tener una duración corta de 1 o 2 semanas ya que se tratan de actividades de carácter extraescolar y se llevan a cabo generalmente a finales de curso, como actividades de ampliación para alumnos sin materias pendientes. La planificación de estas se lleva a cabo por el tutor/orientador del centro en colaboración con el empleado voluntario que se encargará de acompañar y enseñar al alumno durante su estancia.  Se trata de una actividad de carácter experiencial.
  •  

A través de todas estas acciones se crea una conexión con la empresa que, además de ser beneficiosa para los alumnos, tiene un impacto altamente positivo para las compañías implicadas en estos programas ya que contribuye a dibujar una imagen muy positiva y cercana de las mismas.

¿Quieres poner en marcha acciones de orientación en tu empresa?  Contacta con nosotros