Desde los orígenes de la Fundación Bertelsmann, nos hemos considerado un catalizador del cambio, una fuente de innovación e iniciativa para conducirnos hacia una «sociedad de ciudadanos». Por lo que la asunción de responsabilidad social por parte de las empresas se convirtió en uno de los aspectos centrales de la labor de la Fundación Bertelsmann durante el período comprendido entre el año 2006 y el 2010.

Con el proyecto Nueva Cultura Empresarial, incidíamos en la tradición de compromiso social y empresarial del fundador, Reinhard Mohn, y su convicción de que el éxito se fundamenta en una cultura basada en valores, que fomenten la cooperación, el diálogo, la transparencia y el esfuerzo.

Red Nacional de Nueva Cultura Empresarial

Con el fin de ahondar en el proyecto de la Nueva Cultura Empresarial, creamos un grupo de expertos que nos asesorasen en la selección de las empresas con mayor potencial para formar parte de la red de Nueva Cultura Empresarial.

Este grupo de estudio e innovación, era el encargado de seguir periódicamente la evolución de las demandas sociales y de las empresas en el campo del Compromiso Cívico y del Buen Gobierno.

Las empresas seleccionadas por la Fundación Bertelsmann para integrar la red servían de modelo al resto del tejido empresarial del país. Además, como reconocimiento a su labor, se favorecía la visibilidad en los medios de comunicación de éstas y de sus estrategias de responsabilidad social. Además se les otorgaba una "Mención de Excelencia en Nueva Cultura Empresarial" a las empresas que mejor hubieran integrado los valores y fundamentos que defiende nuestro modelo de sociedad.

Jornadas Nueva Cultura Empresarial

La Fundación Bertelsmann y el Centre Unesco en Catalunya (Unescocat) organizaron conjuntamente las Jornadas sobre «Empresa y Diversidad Cultural». En el desarrollo de las jornadas se presentaron experiencias y buenas prácticas internacionales y nacionales de gestión de la diversidad cultural en el sector empresarial, ilustradas con ejemplos de Estados Unidos, Quebec, Alemania, Francia y Cataluña. También se identificaron límites de trabajo y de formación para la gestión de la diversidad cultural en las empresas.
Dichas jornadas estaban dirigidas a directivos, responsables de Recursos Humanos, representantes de patronales y sindicatos, asociaciones de inmigrantes, asociaciones empresariales, colectivos religiosos, asesores legales en temas laborales, responsables políticos y académicos, entre otros.

Jornada integrada en el Diálogo hispano-alemán 2010, organizado por el Instituto Goethe, la Fundación Bertelsmann, la Embajada de la República Federal de Alemania en Madrid y la Fundación Instituto Universitario de Investigación José Ortega y Gasset.
La jornada estuvo dedicada a la "Ética de las empresas", un controvertido tema a raíz de la crisis y de las posteriores acusaciones contra algunas compañías acusadas de enriquecerse aprovechando las aguas turbulentas de la economía. Sobre ello debatieron Santiago García Echevarría, presidente de honor de la Asociación Alexander von-Humboldt de España, y Franz Schoser, ex secretario general de la Cámara de Comercio e Industria alemana.