Con la inauguración de la Mediateka de Wroclaw y de la Planeta 11 en Olsztyn, en 2004 se alcanzó un importante hito: dos años después del inicio del proyecto, el público puede acceder al fin a ambas bibliotecas. Enfebrero de 2007 se celebra la clausura oficial del proyecto de bibliotecas en Polonia, en el marco de un evento de clausura en Olsztyn. Todos los socios del proyecto se reunieron la semana pasada en Wroclaw para hacer balance.

La Bertelsmann Stiftung ya ha puesto a prueba en Alemania, junto con las bibliotecas municipales de Dresden, nuevas formas de presentar la oferta a la clientela joven. Se constituyó una sucursal orientada a un grupo objetivo, que gracias a ofertas y vías de distribución innovadoras logró una muy buena respuesta, así como un óptimo aprovechamiento por parte del público. Las bibliotecas de Polonia se montaron y desarrollaron sobre la base de estas experiencias y otros ejemplos internacionales de mejores prácticas de EE. UU., Finlandia y Singapur.

A fin de poder determinar y supervisar la consecución de los objetivos, junto con los socios polacos se desarrolló un sistema de gestión de informes para la contabilidad mensual. Este sistema informa sobre las cifras de préstamo y el número de clientes, clasificados por grupos de edad o profesiones. Para controlar la eficiencia, el sistema de gestión también informa sobre la carga de trabajo por empleado u hora.

A día de hoy, visitan la Mediateka diariamente entre 1.000 y 1.400 clientes; en el año 2006 fueron 7.800 personas (un incremento del 18% respecto a 2005), con un total de 190.000 visitas registradas y 300.000 visitas virtuales anuales, así como unas existencias de 27.000 unidades de medios. La tasa de utilización se ha mantenido muy elevada, en un 96%. En comparación con la sucursal de la biblioteca en Wroclaw, de mayor tamaño, el número de préstamos de la Mediateka es un 47% superior. Gracias a estos buenos resultados, a partir de este año hubo que aumentar el número de empleados previstos originalmente.

Además de la gestión mensual de la información, se llevó a cabo una encuesta entre los jóvenes al principio y final del proyecto. La encuesta final puso de manifiesto que los usuarios valoran positivamente la situación céntrica de las bibliotecas, con la consiguiente accesibilidad, así como el diseño del interior, atractivo y adecuado al grupo objetivo. También gozan de buena aceptación la actualidad de los medios y unos servicios en cierto modo ajenos a las bibliotecas, como el asesoramiento profesional, el Language Cafe o los proyectos de cine y música. En Olsztyn se desarrolló, en colaboración con la oficina de empleo y los centros de enseñanza locales, un programa de asesoramiento profesional, Detektiv, que ayuda a los jóvenes a definir con más precisión su perfil profesional mostrándoles posibilidades concretas de mejora. Ambas bibliotecas se han convertido, gracias a su profesionalidad, en un participante fijo importante de las ferias regionales de formación.

Mediateka y Planeta 11 se han convertido en poquísimo tiempo en lugares de encuentro muy populares para la juventud, habiéndose implantado firmemente como instituciones de formación y cultura. Con motivo de ello, el alcalde de Wroclaw les concedió la medalla al mérito. Con ocasión de la clausura del proyecto, en las ciudades de Wroclaw y Olsztyn se firmaron acuerdos de seguimiento por los que ambas se comprometen a seguir con las bibliotecas modelo como mínimo durante un año más.

Al fin y al cabo, estas dos bibliotecas juveniles ya son parte integrante de ambas ciudades y han influido en la totalidad del sistema de bibliotecas. La ciudad de Olsztyn ya creó el año pasado con sus propios medios una biblioteca infantil, y existe otro proyecto en fase de planificación. Las repercusiones de las bibliotecas llegan incluso más allá de las fronteras de Polonia. Recientemente, la biblioteca municipal de Olsztyn recibió, en cooperación con una biblioteca hermanada en Lituania, un fondo de la UE por valor de un total de 800.000 para dos centros de aprendizaje multimedia.