Barcelona acogió el encuentro europeo "Ciudad y diversidad. Retos para la educación de la ciudadanía", celebrado del 24 al 26 de junio, con el objetivo de afrontar analizar y debatir sobre la convivencia y el compromiso cívico en unas urbes cada vez más diversas étnica y culturalmente. 

En el encuentro Ciudad y Diversidad se plantearon nuevos modelos de participación y convivencia, que explicaron reconocidos expertos europeos en interculturalidad y gestión urbana. Entre ellos se encontraban Phil Wood, uno de los principales especialistas internacionales, consultor en diversidad cultural y política urbana y asesor del programa Intercultural Cities, del Consejo de Europa, quien impartió el discurso de apertura sobre "Planificación para la Ciudad Intercultural". Wood señaló que: "las ciudades - y sus ciudadanos - tendrán un papel que desempeñar cada vez más importante. En última instancia, será la interacción entre los factores globales de la economía y la ideología, la política local de los ayuntamientos y las prácticas diarias de cada ciudad lo que determinará si realmente podemos vivir juntos y cooperar en este entorno cambiante".

Por su parte, Carsten Moser, secretario general de la Fundación Bertelsmann, señaló que: "El debate entre ciudad y diversidad en el último año ha mostrado una fuerza inusitada; es un debate sentido de manera muy cercana por la ciudadanía y que no podemos dejar que sea despachado con soluciones fáciles o recetas guiadas por estrategias electorales que puedan conducirnos hacia derroteros que dificulten la convivencia".

Durante el encuentro se dieron a conocer iniciativas innovadoras en educación de la ciudadanía y compromiso cívico, como los proyectos EMILIE (Francia), MNEMOTOPIAS (Croacia), Fundació Tot Raval (Barcelona) y Cities of Migration, impulsado en España por la Fundación Bertelsmann.

Los ejes centrales del encuentro fueron cuestiones como el impacto que está teniendo la globalización sobre el desarrollo urbano, la influencia de la diversidad y la inmigración en la identidad de los ciudadanos y la forma en que puede dar respuesta a estos cambios la educación de la ciudadanía a nivel europeo para adoptar nuevos modelos de participación y convivencia.

La jornada, además, trazó un enfoque europeo de la ciudadanía multicultural y el estudio de caso de políticas de educación, haciendo hincapié en que la diversidad cultural es el activo más valioso de una sociedad y que la UE se ha vuelto más heterogénea, razón por la que la relación con la diversidad es percibida cada vez más como difícil.El encuentro se cerró con un adelanto de las recomendaciones para la Conferencia NECE sobre "Oportunidades para la educación cultural y ciudadana en el contexto del desarrollo de las ciudades y los espacios urbanos", que serán presentadas el próximo octubre durante la celebración de esta conferencia en Trieste, Italia.