Una encuesta publicada en 2011 por The Economist señala que "el 70% de los españoles piensan que las empresas tienen otras responsabilidades además de generar beneficios". Más allá de crear empleo y riqueza, las empresas son un agente de desarrollo de la comunidad en la que se establecen.

Las fundaciones cívicas ofrecen a las empresas e instituciones del territorio en el que se asientan la posibilidad de colaborar con la comunidad, asumiendo un compromiso con el bien común y participando en los proyectos a través de ideas, tiempo y dinero. Las fundaciones cívicas pueden ser el canal de responsabilidad social para las empresas.

La Fundación Cívica Novessendes (Betxí, Castelló) ha explorado esta posibilidad de colaboración, y el 7 de junio de 2012 organizó una  cena con catorce empresarios de la zona. La finalidad de este evento era conseguir la complicidad y responsabilidad de las empresas de la comarca en las causas que afectan al entorno de Betxí, y a las personas que conviven en él.

El presidente de Novessendes, Manuel Piquer, explicó el origen de la entidad como una fundación de empresa y la posterior transformación en fundación cívica. Esta evolución es, precisamente, un ejemplo de responsabilidad social.  Por ello, la fundación se ha planteado abrir una nueva línea estratégica que incentive la responsabilidad social y el compromiso cívico de las empresas del entorno inmediato. La idea es que las empresas se impliquen directamente en la mejora de la comunidad.

Como expresó durante la cena Domingo García Marza, Catedrático de la Universidad Jaume I, "hay que entender la empresa como algo mucho más amplio que el negocio, pues en ella se integran los intereses de muchos agentes, entre ellos la comunidad local". García Marza señaló la relación entre los  beneficios de la empresa para la sociedad y la confianza de ésta con la empresa.

Los tiempos actuales requieren de un esfuerzo conjunto de todos los agentes de la comunidad, familias, escuelas, universidades, empresarios, organismos oficiales, asociaciones fundaciones, etcétera. Todos están llamados a asumir un liderazgo que permita construir y asegurar un futuro estable para toda la comunidad. Las fundaciones cívicas ofrecen un vehículo para ejercerlo.