La Fundación Bertelsmann ha presentado esta tarde en Málaga la nueva Guía para la Orientación Profesional Coordinada, una herramienta ideada junto a un grupo de expertos para ayudar a institutos de educación secundaria, con enseñanzas obligatorias y postobligatorias, y a centros de formación profesional a diseñar y aplicar su propio plan de orientación profesional coordinada con éxito. El acto, que ha reunido una treintena de personas, se ha llevado a cabo en un seminario en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga, en el marco del I Congreso Internacional sobre empleo, emprendimiento y educación. Ha sido impartido por los representantes de la Fundación Bertelsmann: Ignacio de Benito, senior project manager y delegado en Andalucía, y María Jesús Luque, facilitadora en orientación profesional coordinada para el área de Málaga. Esta presentación se encuadra en la incorporación de Andalucía como territorio preferente, junto a Madrid y Cataluña, para la Fundación Bertelsmann. La Fundación inicia así sus actividades en la comunidad andaluza en base a sus tres proyectos centrales de actuación: impulsar una orientación profesional coordinada de calidad; crear una alianza a favor de la formación profesional dual; y apoyar el desarrollo de la figura de los tutores en las empresas.

La orientación profesional consiste en dotar a los jóvenes de herramientas suficientes a la hora de elegir su camino profesional. Para conseguir que los alumnos dispongan de información adecuada y suficiente es imprescindible que esta se haga de manera coordinada con todos los actores relevantes de su entorno. La Fundación Bertelsmann quiere con esta obra poner las bases para colaborar a desarrollar un sistema de orientación profesional coordinado y de calidad con el apoyo y la colaboración de agentes educativos, empresas y otras instituciones. Debe ser un sistema que ponga en valor tanto las cualidades, el talento y las competencias de cada alumno como las necesidades concretas del mercado laboral. De esta manera, en Andalucía, este proyecto concreto se desarrollará con la implicación de diez centros educativos (públicos, privados y concertados) que podrán participar, de forma gratuita, en la prueba piloto para evaluar cómo se está haciendo la orientación profesional coordinada y de qué manera se podría mejorar el sistema.

Actualmente, España cuenta con una tasa de desempleo juvenil del 52,1%, según los últimos datos publicados este mismo mes, una cifra sólo superada por Grecia. Con el fin de contribuir a mejorar esta situación, la Fundación Bertelsmann centra su proyecto en el establecimiento de un sistema de orientación profesional coordinada eficaz que guíe a los estudiantes en la elección de su camino profesional y la promoción de la formación profesional dual. Se basa para ello en el modelo de éxito alemán que ha demostrado su validez y que ha servido de base para la realización de la guía. En este sentido, Ignacio de Benito participará mañana a las 13 horas presentando este modelo en la mesa redonda "Diálogo Empleo -Emprendimiento: una mirada internacional de las iniciativas laborales" en el marco del congreso CIEMED2014.

Para la Fundación Bertelsmann, una de les causas del elevado índice de paro juvenil es el poco desarrollo del modelo español de transición escuela-trabajo, que no cuenta con la base suficiente para dar una respuesta adecuada a los jóvenes. Según Francisco Belil, vicepresidente de la fundación, "este vacío ha provocado un desajuste entre la formación de los jóvenes y las necesidades del mercado laboral, causando problemas graves a una generación de jóvenes". Asimismo, Belil manifiesta que "hemos de aspirar a que a corto plazo ningún joven español se quede sin una orientación profesional de calidad".

Cabe recordar que el paso a la vida laboral es uno de los momentos fundamentales del desarrollo futuro de los jóvenes y por ello los centros educativos han de ser capaces de potenciar los procesos individuales de elección académica y profesional. La publicación de la Fundación Bertelsmann pretende facilitar la tarea integrando las prácticas habituales de intervención orientadora en un plan global y a la vez específico para cada centro.

La evolución constante del mercado sociolaboral da lugar al nacimiento de nuevas familias profesionales, nuevas carreras y títulos que plantean nuevos retos y posibilidades a los estudiantes. Esta transformación demanda, más que nunca, una buena orientación, que sea capaz de conectar el mundo empresarial con los centros de enseñanza.