La orientación profesional consiste en dotar a los jóvenes de herramientas suficientes a la hora de elegir su camino profesional. Para conseguir que los alumnos dispongan de información adecuada y suficiente es imprescindible que esta se haga de manera coordinada con todos los actores relevantes de su entorno. La Fundación Bertelsmann quiere con esta obra poner las bases para colaborar a desarrollar un sistema de orientación profesional coordinado y de calidad con el apoyo y la colaboración de agentes educativos, empresas y otras instituciones. Debe ser un sistema que ponga en valor tanto las cualidades, el talento y las competencias de cada alumno como las necesidades concretas del mercado laboral.

Actualmente, España cuenta con una tasa de desempleo juvenil del 52,1%, según los últimos datos publicados este mismo mes, una cifra sólo superada por Grecia. Con el fin de contribuir a mejorar esta situación, la Fundación Bertelsmann centra su proyecto en el establecimiento de un sistema de orientación profesional coordinada eficaz que guíe a los estudiantes en la elección de su camino profesional y la promoción de la formación profesional dual.

Para la Fundación Bertelsmann, una de les causas del elevado índice de paro juvenil es la debilidad del modelo español de transición escuela-trabajo, que no cuenta con la base suficiente para dar una respuesta adecuada a los jóvenes. Según Francisco Belil, vicepresidente de la fundación, "este vacío ha provocado un desajuste entre la formación de los jóvenes y las necesidades del mercado laboral, causando problemas graves a una generación de jóvenes". Asimismo, Belil ha añadido que "hemos de aspirar a que a corto plazo ningún joven español se quede sin una orientación profesional de calidad".

Por su parte, la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, en relación a la orientación profesional, ha querido recordar que "hasta ahora los estudiantes tenían poca información de las opciones laborales dependiendo de la trayectoria formativa que escogieran". También ha destacado que "la Formación Profesional es una vía digna, práctica y con un alto nivel de empleabilidad". En su intervención, Víctor Cuevas, orientador del Instituto Joaquín Araujo, ha reclamado una mayor implicación de la administración en el proceso aprovechando las experiencias previas ya realizadas. Cuevas también ha manifestado que "la orientación profesional tiene un factor emocional que va más allá del aspecto laboral y que tiene influencia directa en el proyecto de vida del alumno". En este mismo ámbito, Karsten Hammer, experto alemán en orientación profesional, ha explicado que una de las claves del modelo alemán se encuentra en la implicación de los centros educativos y de sus direcciones y que éstos cuenten con un partner empresarial. Para reforzar esta idea, el filósofo y pedagogo, José Antonio Marina, ha dicho que "tradicionalmente la escuela en España ha sido recelosa del mundo laboral y ha rechazado incorporar aspectos profesionales en la Secundaria". El pedagogo ha defendido la idea de hacer más atractiva la formación profesional sobre todo a los padres que todavía no la contemplan, en muchos casos, como una opción para sus hijos. Finalmente, Benito Echeverría, catedrático emérito de la Universitat de Barcelona, ha defendido los beneficios de una orientación profesional de calidad como la que propone la guía presentada por la Fundación Bertelsmann y de la que es codirector junto a Màrius Martínez, de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Cabe recordar que el paso a la vida laboral es uno de los momentos fundamentales del desarrollo futuro de los jóvenes y por ello los centros educativos han de ser capaces de potenciar los procesos individuales de elección académica y profesional. La publicación de la Fundación Bertelsmann pretende facilitar la tarea integrando las prácticas habituales de intervención orientadora en un plan global y a la vez específico para cada centro. En esta guía práctica se ha tomado como referencia el sistema alemán, un modelo de éxito tal y como ha explicado Karsten Hammer en su ponencia.

La evolución constante del mercado sociolaboral da lugar al nacimiento de nuevas familias profesionales, nuevas carreras y títulos que plantean nuevos retos y posibilidades a los estudiantes. Esta transformación demanda, más que nunca, una buena orientación, que sea capaz de conectar el mundo empresarial con los centros de enseñanza.

Con esta publicación, la entidad contribuye a la mejora de la transición escuela-trabajo, uno de los puntos clave para promover el empleo juvenil. La Fundación quiere colaborar así a desarrollar un sistema que considere tanto las cualidades, el talento y las competencias de cada alumno como las necesidades del mercado laboral.