La complejidad de los retos sociales actuales en materia de educación, asuntos sociales, sanidad o medio ambiente demanda cada vez más resoluciones multisectoriales. Para contribuir al éxito de las iniciativas sociales que tiene como objetivo hallar soluciones sostenibles, la Fundación Bertelsmann ha editado el manual "Trabajo colaborativo. Soluciones sistemáticas para problemas complejos". La guía se ha presentado hoy en el marco de un taller sobre la cuestión impartido por Bettina Windau, directora del programa Sociedad Civil de la Bertelsmann Stiftung, matriz de la Fundación Bertelsmann.

Durante el taller, Bettina Windau ha detallado los cinco factores de éxito más importantes que se deben seguir para conseguir un impacto colectivo y una resolución sostenible de problemas sociales complejos como pueden ser población en riesgo de exclusión social o el cambio climático. Según ha explicado Windau, ante la evidencia que ni Estado, ni empresas ni sociedad civil pueden resolver los problemas sociales por si solos, "es necesario que todos los sectores se esfuercen en usar los recursos disponibles con la mayor eficacia". Para ello, se plantea el impacto colectivo como marco de acción.

La directora del programa Sociedad Civil de Bertelsmann Stiftung ha hecho hincapié en la necesidad de cambiar ciertos patrones para poder resolver con éxito problemas de carácter social. En este sentido, ha remarcado que los agentes financiadores de estos proyectos deben estar dispuestos a apoyar un proceso abierto durante muchos años. Asimismo, las organizaciones sin ánimo de lucro deben modificar su mentalidad y apostar por la acción colectiva para incrementar el impacto de las entidades. El objetivo general deberá estar por encima de cualquier programa o proyecto. Este cambio hace imprescindible un alto nivel de confianza.

Por su parte, Francisco Belil, vicepresidente de la Fundación Bertelsmann, ha recordado que uno de sus pilares es su creencia en la iniciativa y creatividad como motor de cambio social en beneficio de la comunidad. En este sentido, ha remarcado la necesidad del trabajo colaborativo para liderar procesos de reforma que deben ayudar a generar nuevas tendencias sociales positivos.

Francisco Belil ha señalado el desempleo juvenil como ejemplo de problema complejo que necesita de un impacto colectivo. Según ha explicado Francisco Belil, se trata de una problemática estructural que pide la coordinación de todas las iniciativas que trabajan en el fomento del empleo. Bettina Windau ha recalcado que en el caso del empleo juvenil resulta esencial extender la colaboración a las empresas para que los jóvenes se formen en aquello que pide el mundo laboral. El vicepresidente de la Fundación Bertelsmann ha afirmado que ésta es una idea sobre la que ya está trabajando la entidad con su proyecto Alianza para la Formación Profesional Dual a través del cual se busca generar sinergias entre empresas e instituciones que trabajan en el fomento de la formación profesional. Para la directora del programa Sociedad Civil de la Bertelsmann Stiftung "vale la pena luchar por el Empleo Juvenil, se trata de la capacidad de regeneración de un país".