La reunión se ha centrado en hacer avanzar el proceso de democratización en la región hacia adelante, la promoción del desarrollo económico y la inversión extranjera, y la reforma de los mercados de trabajo locales y los sistemas de formación profesional. El evento ha contado con la participación de Liz Mohn y Francisco Belil, presidenta y vicepresidente de la Fundación Bertelsmann.

El presidente alemán elogió al país anfitrión Túnez como un "modelo de éxito para las personas amantes de la libertad en toda la región". En su discurso ante más de trescientos invitados, Gauck hizo en repetidas ocasiones un paralelismo entre la caída del muro en Alemania en 1989 y la transformación en Túnez en una democracia moderna - "esta vez en un país con una cultura árabe influenciado por el Islam".

Por su parte, Liz Mohn, presidenta de la Fundación Bertelsmann, alentó al país anfitrión y prometió apoyo. Desde la revolución de 2011, Túnez ha iniciado muchos procesos políticos, sociales y económicos importantes de transformación. "Túnez está jugando un papel clave en la construcción de un puente con Europa y Alemania", destacó Liz Mohn. Con su proyecto "Fortaleciendo y Conectando Europa", la Bertelsmann Stiftung pretende hacer una contribución al diálogo y la comprensión en la región mediterránea.

Finalmente Francisco Belil, vicepresidente de la Fundación Bertelsmann, compartió mesa sobre el tema de los recursos humanos con Zied Ladhari, ministro de formación profesional y trabajo. Belil hizo un repaso a las últimas reformas laborales en España y a las reformas de la política educativa. Destacó también las actividades principales que está realizando la Fundación en España para promover el empleo juvenil como son la alianza para la FP Dual, el papel de los tutores en las empresas y la orientación profesional coordinada.