Reform Barometer 2016

Desigual distribución de las oportunidades de participación social en Europa. ¿Cuán necesarias son las reformas sociales en los distintos Estados miembros de la UE? ¿Son suficientes las reformas emprendidas para acabar con los desequilibrios sociales? Una encuesta realizada a nivel europeo entre expertos muestra que se necesitan reformas en materia educativa y de integración de los extranjeros.

Reform Barometer 2016

 

Gütersloh (Alemania), 21 de febrero de 2017. Muchos Estados miembros de la Unión Europea muestran deficiencias a la hora de abordar los problemas sociales más urgentes. En particular, en materia de educación y en la integración de los extranjeros algunos expertos han manifestado que existe una amplia brecha entre la necesidad de aplicar reformas y la aplicación efectiva de las mismas. Estos son los principales resultados del barómetro de reformas de la UE de la Fundación Bertelsmann. El estudio se basa en una encuesta de alcance europeo de expertos, en la que participaron más de 1 000 científicos. Estos han estudiado las reformas en el ámbito de las políticas sociales, entre mediados de 2014 y principios de 2016, en cinco dimensiones: pobreza, educación, empleo, cohesión social y no discriminación y sanidad.

Según los expertos entrevistados, en las cinco dimensiones prevalecen grandes deficiencias. De hecho, los Estados miembros de la UE apenas han abordado el 50 por ciento de las reformas necesarias identificadas a nivel de la UE. La principal laguna reformista se encuentra en el ámbito de la educación. En este contexto, solo se abordó un tercio de las reformas necesarias. Las peores puntuaciones las obtuvieron las reformas de la política educativa en Grecia, Lituania y España. Por su parte, el Reino Unido se mostró de media más activo, pero en algunos casos con consecuencias sociales negativas. A modo de ejemplo, los expertos mencionan el aumento drástico de las tasas de matrícula. En opinión de los expertos, Malta es la que más destaca con sus reformas de la política educativa. Entre otros aspectos, valoran positivamente un programa para luchar contra el abandono escolar, la gratuidad de las guarderías o la introducción de cursos nocturnos o en Internet para un estudio más flexible.

Deficiencias en la promoción del aprendizaje permanente

En el ámbito del aprendizaje permanente a nivel europeo existe un nivel de reformas especialmente bajo. Según los expertos, en diez países no se habían emprendido reformas orientadas a mejorar los recursos financieros o de personal para el aprendizaje permanente. Los expertos aprecian una enorme necesidad de reforma en muchos países en relación con la fuerte influencia del entorno social en el rendimiento escolar. De acuerdo con los expertos, seis países no habían adoptado ninguna medida en este sentido: Croacia, Finlandia, Grecia, Hungría, Eslovaquia y España.

«La falta de reformas educativas en muchos países es motivo de preocupación», afirma Aart De Geus, presidente de la Fundación Bertelsmann. «Los Estados miembros de la UE deben hacer todo lo posible para promover especialmente la permeabilidad de los sistemas educativos y de formación permanente. De lo contrario, las “trayectorias de pobreza” se siguen heredando y se cimientan las desigualdades sociales».

Deficiencias en la integración de los extranjeros

Con respecto a la integración de los extranjeros, los científicos también valoran negativamente la actuación de los Estados miembros. El problema más urgente es luchar contra la pobreza. Los expertos informan que en 15 Estados miembros de la UE no existen medidas importantes para luchar contra la pobreza entre los extranjeros.

La crisis de los refugiados ha acrecentado la necesidad de introducir reformas en varios Estados miembros. Esto es válido especialmente para la UE15, es decir, los Estados miembros de la UE antes de la ampliación en 2004. En este sentido, los expertos atestiguan la necesidad de actuar, mientras que consideran que esta necesidad en los países candidatos es más bien reducida. En la mayoría de los países en cuestión o bien había pocas medidas reformistas o estas incluso tenían consecuencias negativas, como en Dinamarca, España o Austria. Por ejemplo, el Gobierno danés ha reducido a la mitad la asistencia social para los solicitantes de asilo. Por el contrario, Italia recibe una valoración positiva de los expertos, tanto en lo que respecta a la integración de los extranjeros en general, como de los refugiados en particular. De acuerdo con los expertos, en Italia el legislador ha mejorado el proceso de registro de los solicitantes de asilo. Los refugiados también reciben un permiso de residencia por seis meses y, además, pasados dos meses ya pueden empezar a trabajar.

España: las reformas siguen siendo necesarias

En España, los expertos siguen considerando importante introducir reformas sociales. Según los expertos, algunos de los problemas más acuciantes no se han abordado o solo se han abordado de manera tímida. Entre ellos se incluyen la reducción de la «pobreza laboral», es decir, de la pobreza a pesar de tener un empleo, o la reducción del elevado índice de abandono escolar. Los expertos tampoco otorgan gran crédito a la reforma del mercado laboral llevada a cabo. Los científicos encuestados creen que dicha reforma no aumentará, o lo hará poco, las perspectivas laborales de la población en general ni de grupos problemáticos específicos. Por el contrario, los expertos esperan que las medidas adoptadas tengan un ligero impacto positivo sobre la lucha contra la pobreza, en particular entre los jóvenes y las familias monoparentales.

En general, en la UE se aprecian diversos esfuerzos reformistas en favor de una mayor inclusión social. Mientras que los nuevos Estados miembros, como Croacia, Bulgaria y Rumanía han realizado grandes esfuerzos, según los expertos, los países en crisis como Grecia y España tienen un peor registro. El último lugar en la valoración general lo ocupa el Reino Unido.

Información adicional

El Barómetro de reformas ha sido elaborado por la Fundación Bertelsmann en cooperación con Bernd Marin, European Bureau for Policy Consulting and Social Research (Viena) y Christian Keuschnigg, Universidad de St. Gallen. Forma parte del proyecto «Social Inclusion Monitor (SIM) Europe» de la Fundación Bertelsmann, que examina y evalúa periódicamente las oportunidades de participación social y las políticas de reforma en los 28 Estados miembros de la Unión Europea. En la encuesta de expertos del barómetro de reformas han participado 1 058 científicos de toda Europa. La encuesta en Internet se llevó a cabo en la primavera de 2016 y cubre el período comprendido entre julio de 2014 y enero de 2016. Los resultados permiten comparar la política de reforma por temas y también por países.