Fundación Bertelsmann - El compromiso de las familias, junto con la digitalización, principales retos de los orientadores profesionales en tiempos de COVID-19 - Fundación Bertelsmann
webinar

     

  • Un 66% de los educadores ha tenido la necesidad de formación adicional en herramientas, recursos y contenidos de orientación en el escenario digital.
  •  

  • El confinamiento ha puesto aún más de manifiesto la necesaria implicación de las familias en la tarea de orientar a los jóvenes.
  •  

29 de junio de 2020 – La crisis sanitaria ha forzado la transformación de la orientación académica y profesional. Esta es una de las conclusiones principales que se extraen del informe La orientación académica y profesional en tiempos del COVID 19,elaborado por la consultora D’EP Institut a partir de una encuesta elaborada por la Fundación Bertelsmann y Educaweb entre el 4 de mayo y el 6 de junio.

El estudio, que se ha presentado hoy en un webinar, analiza las consecuencias de la pandemia en la orientación de los alumnos. La muestra ha contado con la participación de más de 230 orientadores y profesores de centros educativos de toda España, y ha puesto de manifiesto que la necesidad de adaptarse a la pandemia ha propiciado cambios en las prioridades y en la metodología de los orientadores.

En este sentido, Laia Gall, Responsable de proyectos de D’EP Institut, ha señalado: “Las tutorías individuales fuera del horario lectivo son ya una tendencia”. Además, ha destacado la gran aceptación que han mostrado los alumnos ante el uso de las TIC en materia de orientación.

Cambios relevantes en la orientación profesional

Los centros han identificado el seguimiento personalizado y el acompañamiento del alumnado y de las familias como los principales retos que se debenabordar a raíz de la crisis sanitaria. La actual incerteza económica y laboral plantea nuevas preguntas sobre el mercado de trabajo y hace más relevante el acceso a información actualizada sobre el entorno profesional.

La digitalización de la orientación también es y ha sido uno de los desafíos más significativos para los centros en un contexto de distanciamiento social. Los educadores han migrado de una orientación mayoritariamente presencial a una cien por cien virtual en cuestión de semanas, un sistema que se mantendrá y adquirirá un peso más relevante, ya que aportará a la comunidad educativa una mayor accesibilidad a los recursos de pedagógicos y supondrá un complemento a los encuentros presenciales con profesionales.

Juan José Juárez, Senior Project Manager de la Fundación Bertelsmann, ha apuntado: “La digitalización ha generado nuevas oportunidades, que han permitido desarrollar estrategias más escalables que seguirán aplicándose cuando regresemos a la normalidad”.

Este cambio de paradigma también se ha reflejado en el hecho que un 66,4% de los orientadores hayan tenido o tengan la necesidad de formación adicional en herramientas, recursos y contenidos de orientación, con temáticas tan diversas como el uso de plataformas digitales o habilidades en gestión emocional. Un 43,8% de los encuestados también ha manifestado que durante esta pandemia su dedicación a la orientación profesional ha aumentado.

Los aspectos que más se han abordado durante el confinamiento han sido los referentes a la oferta formativa e itinerarios académicos (70,2%), mientras que el autoconocimiento, que era el aspecto más trabajado por los orientadores antes de la COVID-19 (89,5%), se ha visto reducido significativamente (47,5%).

Estos cambios han motivado que los educadores hayan tenido que explorar nuevas formas para garantizar un buen acompañamiento, que fomentara al mismo tiempo la autonomía de los estudiantes.

Implicación de las familias y apoyo a grupos vulnerables

El papel activo de las familias en el aprendizaje de sus hijos/as durante el confinamiento ha alentado a algunos centros a incorporar actividades, charlas, talleres y entrevistas para padres y madres con tal de fomentar su rol activo en la orientación.

Asimismo, los centros han detectado que las familias más vulnerables han tenido dificultades para disponer de recursos tecnológicos y de conexión a Internet, por lo que deberán diseñar estrategias específicas de intervención para estos grupos. Esta falta de recursos ha propiciado que algunos alumnos se hayan desconectado completamente.

Ante estas desigualdades, los centros han prestado material informático, han realizado tutorías telefónicas con una amplia flexibilidad horaria para informar de las novedades académicas, y han puesto en contacto a las familias con ayuntamientos y servicios sociales.

La orientación, nuevamente a debate

La relevancia de la orientación también se pondrá de relieve mañana, de 16.30 h a 18 h, en un encuentro virtual que reunirá en directo a la Fundación Bertelsmann, Grupo Anaya, CECE y Escuelas Católicas desde el Espacio Bertelsmann. En el acto se dialogará sobre la orientación como eje estratégico del sistema educativo, y se debatirá acerca de la importancia del profesorado en este proceso y de cómo impulsar mejoras en el acompañamiento desde las instituciones educativas.

Descarga aquí el informe completo:La orientación académica y profesional en tiempos del COVID-19